Estudiantes rezan el Santo Rosario después de haber recibido el sacramento de la Eucaristía. (Foto/Jaclyn Lippelmann)
Estudiantes rezan el Santo Rosario después de haber recibido el sacramento de la Eucaristía. (Foto/Jaclyn Lippelmann)

La Virgen María juega un papel único en el plan de salvación de Dios y es por eso que en la escuela católica St. Francis Internacional el mes de mayo es ideal para celebrar el sacramento de la Primera Comunión. Hace unos días una veintena de estudiantes, con la ayuda de sus profesores y el apoyo de sus padres, cumplieron con uno de los momentos más importantes en la vida de todo niño.

Vestidos de blanco o con trajes típicos de sus países los estudiantes recibieron el sacramento de la Eucaristía ante la presencia de monseñor Mario Dorsonville, obispo auxiliar de Washington, quien acudió a la parroquia San Camilo de Langley Park (Maryland) para cumplir con la tradición de coronar a la Virgen María en mayo.

En el acto religioso, el obispo Dorsonville les dijo a los pequeños que celebrar el Mes de la Virgen María es muy importante, no solo porque se trata de la madre de Jesús, sino porque a través de ella nosotros podemos tener un encuentro muy especial con Dios. “Recibir el cuerpo y la sangre de Cristo refuerza la alianza de amor entre el Padre y sus hijos, pero no debemos olvidar que María cuida de todos nosotros aquí en la tierra y en el cielo”.

Exhortó a los niños a orar de forma permanente por el bienestar de todos los integrantes de su hogar, por sus maestros, sacerdotes y por todas aquellas personas que se encuentran en necesidad o soledad. “Todos somos hermanos y debemos preocuparnos por el bienestar de quienes están enfermos, sufren algún tipo de carencia o fueron víctimas de alguna desgracia”.

El obispo auxiliar de Washington apuntó que lo más importante para una persona aquí en la Tierra es tener su corazón en el Cielo.

Antes del inicio de la misa, se realizó la tradicional coronación de la Virgen María, un acto en el cual participaron los alumnos de St. Francis Internacional y en donde todos se comprometieron a rezar el Santo Rosario de manera frecuente. El obispo Dorsonville les dijo a los estudiantes que el coronar a la madre de Jesús equivale a decirle “te amamos y queremos seguirte”.

Asimismo, hizo referencia al papa Francisco quien siempre nos recuerda que la santa Madre de Dios nos enseña la virtud de la esperanza y nos recuerda que, en los momentos de dificultad, cuando parece que nada tiene sentido, siempre tenemos que esperar y confiar en Dios.

Tobias Harkleroad, director del mencionado colegio, agradeció la presencia del obispo Dorsonville y aprovechó la ocasión para entregar una donación para los damnificados del huracán María en Puerto Rico. Un total de $3.951 dólares fueron recolectados desde el comienzo de la Cuaresma entre los estudiantes, padres de familia y fieles de la parroquia San Camilo.

Añadió que la escuela Saint Francis International tiene como objetivo básico brindar una educación católica e integral que se inicia en la educación inicial y se consolida en la primaria de los grados uno al ocho.