Foto/archivo
Foto/archivo

La enorme y generosa labor que llevan a cabo los catequistas es fundamental para la Iglesia católica. Hombres y mujeres que poseen paciencia, empatía y que conocen bien la fe católica, como Stacy Janes, maestra de la escuela dominical de la Iglesia Little Flower de Bethesda, constituyen el perfil idóneo de docente católico.

Los domingos por la mañana, desde las 10:15 hasta las 11:30, en la escuela Little Flower, se imparten clases de educación religiosa a niños de niveles comprendidos entre el jardín de infancia y el quinto curso. Y los miércoles por la noche, dichas clases se dan desde las 7:30 hasta las 8:45 a los estudiantes de sexto, séptimo y octavo curso.

La metamorfosis de las mariposas simboliza y reaviva la esperanza en la resurrección de Cristo. Con esta metáfora explicó Janes a sus alumnos el pasado domingo, el milagro de la resurrección: “Una mariposa nos da alegría, ya que tiene una nueva vida. Durante la Pascua, al igual que una mariposa, Jesús resucitó de la muerte a una nueva vida, y por ese motivo celebramos esta nueva vida con alegría y cantamos ¡Aleluya!”.

Stacy Janes animó a los alumnos a rezar un par de veces al día durante la Cuaresma. Asimismo, les alentó a que relatasen maneras de demostrar su amor y misericordia a los demás, sobre todo a quienes necesitan ayuda. “Hacer trabajo de voluntariado preparando sándwiches para la gente mayor o discapacitada, ayudar a los ancianos a cargar las bolsas de la compra al salir del supermercado, cuidar a todo aquel que sufre…”, fueron algunas de las respuestas de los estudiantes.

Es difícil entender la Cuaresma sin la tradición del Vía Crucis o Camino de la Cruz, el cual ilustra el recorrido que realizó Jesucristo hasta el monte Calvario cargando la Cruz como muestra de amor a todos y cada uno de nosotros. El Vía Crucis nos da la oportunidad de entender e interiorizar el sufrimiento del hijo de Dios. Por ello, la maestra James animó a sus alumnos a interesarse y a conocer mejor este Camino: “Pídanles a sus padres que les enseñen donde están las estaciones de la cruz, las cuales nos muestran lo mucho que Jesús llegó a sufrir por nosotros cuando caminaba hacia su muerte con la cruz a cuestas. Seamos ejemplo de ese sufrimiento y sacrifiquémonos un poquito todos juntos, entregando nuestro tentempié de hoy a los más necesitados”.