No postergue más sus trámites de inmigración y busque asesoramiento profesional. (Foto/archivo)
No postergue más sus trámites de inmigración y busque asesoramiento profesional. (Foto/archivo)

Si usted es indocumentado o tiene un estatus migratorio temporal o en riesgo, como TPS o DACA, no espere más tiempo para comenzar un trámite de inmigración que le ofrezca estatus permanente.

Así lo recomiendan los expertos en el tema como Celia Rivas, coordinadora de los servicios de inmigración de Caridades Católicas de Washington. "No espere para proceder con su caso", les advirtió a los hispanos que se dieron cita hace unos días en una sesión informativa en una parroquia de Maryland.

Un inmigrante compartió allí su situación personal con cierto temor y en condición de anonimato. "Estoy casado con una ciudadana estadounidense con quien tengo dos hijos, pero yo entré a Estados Unidos sin visa hace veinte años y sigo indocumentado".

Aunque ha dejado pasar mucho tiempo y las regulaciones del actual gobierno son más rígidas que nunca, Celia le explicó que sí hay solución para su caso. "Se puede solicitar un perdón ante las autoridades de inmigración, argumentando que usted tiene buen carácter moral (por ejemplo: se puede demostrar que usted trabaja como voluntario en su parroquia) y que su deportación generaría un sufrimiento extremo y profundo a un ciudadano estadounidense de su familia. Hay que presentar bastante evidencia, pero vale la pena", le respondió la experta que lleva más de tres décadas gestionando documentos de inmigración a la comunidad hispana en el Centro Católico Hispano.

Le recomendó que empiece a buscar datos y documentos de él y su familia para poder presentar pruebas. Se refirió al estatus financiero, récord de educación, estado de salud, condiciones en el país adonde sería deportado, certificaciones que muestren la situación devastadora y el trauma que generaría la deportación en sus seres queridos estadounidenses.

"Un 98 por ciento de los perdones solicitados ante las autoridades de inmigración, se han aprobado", le dijo Celia abriendo una puerta esperanzadora para este padre de familia sin documentos que vive en el limbo legal.

El gobierno estadounidense expandió hace poco tiempo las normas para pedir perdones provisionales de inmigración en busca de la 'green card'. "Puede solicitarlo si usted tiene padre/madre o esposo/a que sea residente o ciudadano que pueda demostrar el sufrimiento extremo que le ocasionaría si usted es deportado".

En el taller se explicó que las personas indocumentadas, que tienen padres o cónyuge con residencia permanente o ciudadanía, pueden solicitar un perdón ante las autoridades por haber vivido ilegalmente y así se le abre el camino para hacer el trámite de la green card.

Apoyando a la familia

En la misma reunión parroquial alzó su mano una inmigrante que ya tiene la ciudadanía estadounidense, pero desea gestionar los documentos de inmigración para su madre y su hermana que vive en este país indocumentada. "Usted puede pedir a su mamá e igualmente su hermana puede empezar un trámite con el apoyo de su empleador. Cuando su madre obtenga la residencia permanente, puede ser un factor que ayude en el proceso de legalización de su hermana", afirmó Celia luego de conocer ciertos detalles del caso.

Los residentes permanentes (o portadores de la llamada green card) no pueden solicitar documentos para sus padres, pero los ciudadanos sí. El solicitante tiene que tener 21 años y puede empezar el trámite cuando sus padres cumplan los 90 días de haber ingresado con visa de turista. También se puede gestionar estando los padres en el exterior -por medio del consulado estadounidense en ese país.

La petición laboral por medio de un empleador sigue siendo una opción viable para obtener el estatus de migración permanente. "Hay que tener una oferta de empleo, demostrar capacitación y experiencia", dijo Celia. Este trámite, que se tarda dos años, lo pueden empezar los inmigrantes que estén legalmente en este país (visa temporal que no ha vencido) o quienes puedan acogerse a la protección de la 245i o quienes tienen TPS, pero estuvieron menos de seis meses indocumentados (antes de obtener TPS).

La sección 245i (no vigente para solicitar actualmente) es un recurso para que el solicitante (petición laboral o familiar) no se vea obligado a salir de Estados Unidos para obtener un cambio de estatus. Solamente pueden acogerse quienes ya se inscribieron para la protección antes del 14 de enero de 1997. "Si un padre se acogió a la 245i cuando su hijo era menor de 21 años, la protección se extiende al hijo en la actualidad", dijo Celia aclarando que ese hijo puede obtener la green card sin tener que salir del país.

Una parte de las regulaciones que es poco conocida es que la 245i protege o extiende el beneficio también a un cónyuge que se ha divorciado y vuelto a casar. Es decir, si un esposo solicitó la 245i (cuando era vigente), la protección se extiende a su esposa en ese momento, incluso si hoy ya están divorciados e incluso si ella se casó con otra persona. Esa solicitante podrá pedir la green card sin salir de Estados Unidos.

Hay varias excepciones a la ley de inmigración que ayudan a los indocumentados en el trámite de legalización: 245i, 245A, TPS (advance parole o permiso para salir y reingresar legalmente), Parole and Place y perdón provisional.

Celia insiste en que puede haber una parte de la ley que le ayude a usted a legalizar su estatus, por eso recomienda acudir a un abogado privado respetable, a los centros católicos del área metropolitana u otras instituciones comunitarias serias cuanto antes. Inf: catholiccharitiesdc.org.