El Centro de Recursos Pro Bono de Maryland reconoció recientemente a un grupo de abogados que brindan asistencia legal gratuita a los residentes más vulnerables del estado. (Foto/cortesía PBRC)
El Centro de Recursos Pro Bono de Maryland reconoció recientemente a un grupo de abogados que brindan asistencia legal gratuita a los residentes más vulnerables del estado. (Foto/cortesía PBRC)

Solidaridad y vocación de servicio son valores que definen al grupo de profesionales legales que componen la cámara de compensación estatal conocida como Centro de Recursos Pro Bono de Maryland (PBRC, siglas en inglés), que ofrece asistencia legal gratuita a los residentes más vulnerables y marginados del estado de Maryland.

Debido a la gran cantidad de familias y de niños no acompañados que cada día se ven obligados a huir de la violencia y la pobreza que sufren en sus países de ori-gen, en el 2014 en Maryland se puso en marcha el proyecto de asistencia legal a inmigrantes (MILAP, siglas en inglés), que colabora con el Centro de Recursos Pro Bono.

Cate Scenna, gerente del MILAP, manifestó que los niños no acompañados que llegan a Estados Unidos suelen ser arrestados por las autoridades de inmigración y, bajo custodia federal por ser menores de edad, se les recluye en refugios contratados por la Oficina de Reasentamiento de Refugiados. En esos refugios automáticamente se les abren procedimientos de expulsión sin designárseles un abogado. 

La Oficina de Reasentamiento de Refugiados es la encargada de encontrar un patrocinador que se ocupe de estos niños no acompañados. Los patrocinadores suelen ser familiares o amigos de la familia de los menores.

“La mayoría de estos menores reúnen los requisitos de reclamaciones legítimas que les permiten encontrar la manera de permanecer en Estados Unidos. Hay niños que pueden optar por la vía del asilo, mientras que otros tienen derecho a la tarjeta de residencia basada en la clasificación de jóvenes inmigrantes especiales. Un menor no tiene posibilidad de conocer sus opciones legales de permanencia en Estados Unidos si no es mediante un abogado que estudie su caso y le explique cuáles son esas opciones legítimas”, señaló Scenna. 

MILAP no sólo ofrece representación jurídica o asistencia legal gratuita a niños no acompañados, sino a cualquier persona que se vea involucrada en un proceso de deportación. Este proyecto de asistencia legal ofrece consultorios jurídicos a padres que temen que su situación migratoria en Estados

Unidos les pueda obligar a marcharse en cualquier momento. Estos padres también son informados sobre las opciones legales relativas a sus hijos en caso de que ellos tuvieran que abandonar el país. 

Según Scenna: “Es importante que los menores no acompañados dispongan de asesoramiento legal y, aún más relevante, que acudan al juzgado el día del juicio porque de no ser así, el juez procederá a resolver el caso sin la presencia del menor. Una vez dada una resolución judicial, sin la presencia del niño no acompañado, las opciones legales se complican”.

El Centro de Recursos Pro Bono de Maryland dispone de otros proyectos, como el de preservación de la vivienda para dar asistencia financiera a personas mayores con pocos ingresos; o el Wills on Wheels, para que las personas de la tercera edad tengan la posibilidad de hacer testamento; o el proyecto de protección al consumidor ante cobros de deudas engañosas. 

Para más información llame al (410) 837-9379 o visite la página web del Centro de Recursos Pro Bono de Maryland en el siguiente enlace: https://probonomd.org/about-us/pbrcs-projects/milap/