María Duque (izq.), madre hondureña de cinco hijos que trabaja como jornalera.  Foto/Javier Díaz
María Duque (izq.), madre hondureña de cinco hijos que trabaja como jornalera. Foto/Javier Díaz

Un nuevo centro para jornaleros abrió en 11425 de la avenida Grandview, en Wheaton, Maryland, para ofrecerles oportunidades de trabajo, entrenamiento laboral, educación financiera, clases de inglés y ciudadanía.

Cada día, antes de las seis de la mañana, acuden allí unos treinta jornaleros como María Duque. Esta madre hondureña consigue trabajo como costurera, haciendo mudanzas, pintando o limpiando casas.

Desde que llegó en el 2004 busca empleo en los centros que ofrece la organización CASA, logra trabajar 6 a 8 horas diarias por unos 300 dólares a la semana y así puede mantener a sus cinco hijos (5 a 21 años) y apoyarles para que estudien.

Asegura que estos centros laborales, cuyo acceso solamente cuesta 35 dólares al año, representan como una familia para los jornaleros. "No sólo dan trabajo sino muchos otros beneficios. Me ayudaron a obtener la custodia de mis hijos y a hacer los trámites de migración para traerlos a este país en el 2012", dijo.

"Si vamos a las esquinas nos arriesgamos a que no nos paguen. En cambio, en los centros, sentimos seguridad porque ellos saben con quién vamos a trabajar", dijo agradecida de que le han ayudado y así ha podido cumplir muchas metas en este país.

Otro jornalero resaltó la importancia de estos locales -donde pueden conseguir trabajo en orden y con tranquilidad- especialmente para los recién llegados, quienes no hablan inglés y no tienen capacitación laboral. "Con lo que gano aquí he podido pagar mi auto", dijo hace unos días el inmigrante durante una sencilla ceremonia con la que se inauguró el nuevo centro "Wheaton Welcome Center" ante la presencia de jornaleros, otros miembros de CASA y líderes comunitarios.

El local provee servicios y recursos a trabajadores inmigrantes, en una zona donde más del 40 por ciento de los residentes son latinoamericanos.

Anteriormente CASA operaba un centro de jornaleros en la University Blvd. con Veirs Mill Rd. y desde agosto se mudaron al nuevo local.

Gustavo Torres, director de la organización CASA, explicó que durante un año han estado buscando el mejor lugar para reubicar el centro, el mejor espacio para la comunidad a fin de asegurarse de seguir ofreciendo empleo y capacitar a los trabajadores. "En el nuevo centro podremos generar más trabajos y ofrecer talleres para entrenar a miles de residentes del condado de Montgomery. Estos son el tipo de trabajos que pagan un salario digno y ayudan a toda la comunidad", dijo.

"Es más que un centro donde venimos a buscar trabajo, es nuestra casa", expresó el director de desarrollo de CASA, Lindolfo Carballo.

Explicó que en estos últimos meses el nuevo centro ha creado 832 trabajos que generaron 275 mil dólares para los trabajadores. La expectativa es que en promedio genere tres mil trabajos y millón y medio de dólares en pagos salariales.

Los que son contratados (con habilidades especiales y bien entrenados) reciben un pago mínimo de 16 dólares por hora. Además, pueden capacitarse en acceso y reparación de computadoras, mantenimiento de edificios, aire acondicionado, aprender a escribir su resumé y recibir clases de salud y seguridad laboral.

La iniciativa se concretó gracias al apoyo del condado de Montgomery, donantes individuales, privados y públicos.

"Como inmigrantes, sabemos muy bien los retos que ustedes enfrentan cuando llegan al país", expresó la concejal de Montgomery, Nancy Navarro, durante la inauguración.

Igualmente se hizo presente el ejecutivo (saliente) del condado de Montgomery, Isiah Leggett, para celebrar la iniciativa y apoyar a la comunidad inmigrante. "Este centro se hace realidad gracias a las alianzas que hemos creado", dijo convencido de que a todo trabajador hay que tratarlo con dignidad y respeto.

Aprovechó la oportunidad para compartir su historia personal y sus motivaciones particulares para ayudar a los que vienen de otros países buscando oportunidades.

"A pesar de que no soy inmigrante, he vivido experiencias y desafíos similares a los de ustedes", dijo el ejecutivo al explicar que proviene de una familia pobre de Louisiana de 13 hijos. "Viví en la pobreza y este país me dio la oportunidad de superar esa situación y la discriminación. La misma oportunidad tenemos que darle a la comunidad inmigrante", dijo Leggett reconociendo que se ve reflejado en la comunidad hispana especialmente por los valores familiares y el arduo trabajo.

El evento fue una oportunidad para resaltar los aportes de los extranjeros a la región y hacerle entrega a Leggett del galardón "Campeón de los Inmigrantes" por sus contribuciones.

El galardonado hizo hincapié: "No se preocupen por los ataque de odio, nosotros en el condado de Montgomery le damos la bienvenida a todas las personas a esta extraordinaria diversidad que tenemos".

Los contratistas que buscan trabajadores calificados para realizar sus proyectos de construcción, los interesados en ayudantes para mudanzas o quienes necesiten plomeros, electricistas, pintores, jardineros, albañiles u otros trabajadores por día, temporada o permanente, pueden llamar al (240)705-2957 o  ir directamente al centro.