Con un enfático llamado a “aprender, servir, tomar el liderazgo y triunfar”, comenzó esta Semana Nacional de las Escuelas Católicas que concluirá el 2 de febrero bajo el auspicio de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB).

Todas las diócesis del país se unen en esta conmemoración anual que este año 2019 se enfoca en las importantes contribuciones espirituales, académicas y sociales que brinda la educación católica, basada firmemente en el Evangelio.

“Los jóvenes hoy necesitan la educación católica más que nunca. En un mundo donde la verdad, la belleza y la bondad son consideradas prácticamente subjetivas, ‘el camino, la verdad y la vida’ que se nos ofrece en Jesucristo son nuestra única fuente de dirección, claridad y esperanza”, expresó en un comunicado el obispo Michael C. Barber, de Oakland, recientemente electo como presidente del comité de educación católica de la USCCB.

“Asimismo, estar arraigados en la fe no pone en peligro la calidad académica de las escuelas católicas, pero de hecho es una gran motivación para la excelencia en todo”, agregó.

Casi 1.8 millones de estudiantes reciben educación católica en 6.352 planteles parroquiales a nivel nacional. Reciben una educación que les ayuda a desarrollar el pensamiento crítico, ser buenos comunicadores y activos miembros de la sociedad. Estos alumnos son formados con miras a la educación superior, realizan trabajo de voluntariado, contribuyen con el medioambiente y crecen con el concepto de ‘ayudar a la creación de Dios’ o la casa común de la que tanto habla el papa Francisco.

Y lo más importante, como explican los obispos en su comunicado, es que los estudiantes del sistema escolar católico viven una vida cristiana de virtud en una sociedad llena de retos. “Siguiendo el ejemplo de Cristo de amor y servicio a los demás, las escuelas católicas brindan orgullosamente una educación integral a niños de familias de bajos recursos, inmigrantes recién llegados a Estados Unidos y a todos los que buscan un pupitre en nuestras escuelas”, dijo el obispo Barber. Recalcó que se le da la bienvenida a familias de toda proce-dencia, mientras se mantienen los principios y enseñanzas de la Iglesia Católica en un espíritu de caridad.

La conmemoración se viene realizando desde 1974 y consiste en la celebración de misas, sesiones informativas para padres/alumnos/aspirantes y encuentros de familias.

Esta semana también destaca el éxito de las escuelas parroquiales a nivel educativo y de comunidad. Un 99 por ciento de los alumnos egresados de secundaria y 86 por ciento de los egresados de primaria, continúan sus estudios superiores. Este porcentaje ha sido consistente por más de dos décadas, según USCCB.

La Asociación Nacional Educacional Católica (NCEA, por sus siglas en inglés) viene realizando por segundo año “Muchos dones, una nación: el día de donar a las escuelas católicas”, una iniciativa para apoyar el desarrollo de programas en escuelas parroquiales de la nación. Se realiza en el marco de la semana nacional de escuelas católicas.